foco3

 

 

 

 

Adoración Romero – 4 de Julio de 2014

A menudo me imaginé el verbo “enfocar” como un haz de luz desde la mente a una meta.

Estar  enfocados en lo que deseamos, en nuestros objetivos,  es  verdaderamente importante si pensamos en ello  como lo que nos van a permitir  conseguir aquello que queremos. El por qué lo queremos puede responder  a infinitas razones y siempre con una nota común: nos importa conseguirlo.

Vamos a reflexionar qué papel juega estar enfocado para conseguir  eso que nos importa.

Pienso que estar con la mirada puesta en la finalidad que se persigue…

–          Permite tener sensibilidad para captar si nos estamos perdiendo en  mucho hacer  y si posiblemente estemos empleando energías,  que nos pueden  hacer falta más adelante,  en aspectos menos útiles  para el fin que perseguimos.  En definitiva, nos ayuda  a no derrochar esfuerzos  con el efecto adicional de no provocar  desgastes innecesarios en los equipos.

–          Estar enfocado ofrece una garantía mayor de que  las decisiones que se están tomando y los actos son consecuentemente necesarios.  Traigo a colación una reflexión:  la distinción de Druker entre lo que llama  “hacer lo correcto” (doing the right thing) y “hacer las cosas correctamente” (doing things right).

Pues bien en palabras del mismo  Druker, son muy frecuentes lo casos en la empresa de hoy, de gente que hace excelentemente lo que, en rigor, es completamente innecesario –  (Rafael Echeverría en “La empresa emergente”).

Es una distinción interesante que induce a  pensar que mantener el foco ofrece claridad y  hace perder mucho protagonismo a lo  innecesario.

–          Mantener la atención concentrada en el punto de interés, sostiene la perseverancia  y fortalece la confianza en la persona. Ha sido y es tan insistentemente difícil el entorno empresarial y profesional que la perseverancia y la confianza han conquistado un brillo especial. Hemos escuchado mucho tiempo hablar de ilusión, pasión, motivación… y al final, cuando todo eso está a punto de desvanecerse en el cansancio, aparece la perseverancia  y la confianza con un cálido …”inténtalo otra vez, tú puedes hacerlo”.  ¿No se escuchará mejor este mensaje si nos está llegando a los ojos el brillo  de lo que deseamos? ¿No tendremos más empuje para continuar si tenemos presente por qué estamos en ese punto y para qué hemos empezado?

–          Al tener presente la  razón por la que se está  trabajando, la comunicación se facilita, gana precisión, agilidad,  transparencia y veracidad. El objetivo es tan luminoso en las personas  que seguramente compartir la visión será inevitable.

“Si mantienes iluminado por un foco lo que quieres, siempre será visible para ti y para tu entorno”.

 

 

“Si mantienes iluminado por un foco lo que quieres, siempre será visible para ti y para tu entorno”.
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *