Benz-1886
Enlace al artículo

26/02/2016 “Cuando, hace unos años, nos imaginábamos las empresas del futuro, pensábamos en grandes fábricas repletas de robots que sustituían a los humanos. Ahora, Mercedes-Benz ha decidido revertir esta tendencia para satisfacer las necesidades de los usuarios.

Hoy he visitado la exposición del Titanic en Madrid. Preciosa y cuidada. Y aparte de disfrutarla y aprender, me he llevado una impresión muy intensa del cuidado por el detalle, por la exquisitez, por el gusto… por lo único.

Algunas herramientas empleadas para hacer piezas del inmenso barco, me han parecido comparables a las que puede utilizar un carpintero artesanal, (serrucho, martillo, remaches…); los mecanismos de cerrar compuertas parecían maquinarias precisas de reloj gigante; los objetos de decoración , menaje, mobiliario, lámparas … No había nada que no dejara ver un trabajo hecho por personas para personas. Cada detalle, una evocación.

El Titanic se hizo “a mano”, “a medida”, con “inteligencia personal” y “al detalle”. El esfuerzo fue “titánico” y el resultado  impresionante.

Trabajar con ese gusto por lo bonito, echándole horas, dedicando tiempo y mimo me ha parecido que no son posibles en estos tiempos. Y sin embargo Mercedes contratará personas para satisfacer deseos únicos, sustituyendo la velocidad de ejecución de sus robots por tiempo de inspiración,

…”para satisfacer las necesidades de los usuarios”…

Qué bonito hacer cambios donde parece que no caben,

que no son posibles.

Algo para pensar: “Mercedes-Benz empieza a sustituir a los robots por humanos” (noticias en Equipos&Talento)
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *